Las oportunidades ¿se cazan o se pescan?

rifleHemos oído muchas veces las bondades de los valores: esfuerzo, ahorro, austeridad, servicio, humildad, respeto y pensar primero en las personas. ¿Será una receta para salir de esta crisis?

Una receta es algo que se aplica con un orden y con medidas determinadas. Para salir de la crisis, lo del orden, no lo vemos muy claro. ¿Qué va primero el ahorro y luego las personas? ¿Tendrá la tasa de paro que ver con esto? A nosotros nos da (en la nariz) que si primero ponemos a las personas y luego el ahorro el índice del paro sería menor. Y eso de medir, tampoco lo vemos claro ¿Vamos a “medir” el respeto y el servicio? ¿No sería mejor echar todo lo que tenemos o podamos? Dicho de otra forma: en un incendio ¿ahorraríamos agua?

Cierto es que no echaríamos toda el agua de golpe y en un solo sitio (perderíamos en ahogados lo que ganamos en quemados) pero sí que echaríamos el agua adecuada y de la forma conveniente por varias partes. En cualquier caso, primero, salvaríamos a las personas y luego atacaríamos el fuego. Los profesionales de los incendios saben hacer eso a la perfección y para ello ponen el máximo de recursos disponibles. ¡No escatiman!caña

Para salir de este embrollo que llamamos crisis el único orden que hay que tener claro es que primero van las personas y, luego, todo lo demás con sentido de urgencia (siguiendo el ritmo, como el Jazz).

Habrá que seguir vendiendo: identificando clientes, sus necesidades y sus problemas, allí donde estén; ahorrando costes: sobre todo aquello que no añade valor a nuestro producto; mejorando producción: haciendo más rápido y mejor lo que ya sabemos hacer bien; asegurando y esmerando el servicio de atención al cliente (o al ciudadano, según convenga) y el post-venta (ahora es cuando más clientes se pueden ganar, o perder); anticiparemos deseos, buscaremos nuevos segmentos, nuevos mercados, añadiremos imaginación, ilusión y , si podemos, pasión. ¡Todo menos quedarse quieto! Hay que salir a cazar y no esperar a que el cliente vuelva cuando la economía se restablezca. Si nosotros no vamos ellos no vendrán ¿a qué me suena esto?

Sabemos que el camino pasa por la comunicación y la coordinación de esfuerzos. Tocar las notas siguiendo el ritmo, la inspiración, no significa que no formemos parte de un conjunto. La audiencia sigue estando y si desafinamos se van ¡y esos no vuelven!

Nosotros nos vamos de caza. Hasta la semana que viene.

Gracias a las colaboraciones de la semana pasada y en especial a la de Juliana: excelente ejemplo el del Jazz.

Juan Carlos Estorach   &   Joaquim Esquirol

Gestión por Procesos