Trabajar más no significa trabajar mejor.

La manera de progresar (léase obtener mejores resultados) de una organización es instalar un nuevo “súper programa informático”. No lo decimos nosotros, es lo que muchos admiran y lo que muchos piensan que hay que hacer. Nosotros creemos que dependerá de la madurez en la que se encuentre la organización.

Nos gusta pensar que progresar quiere decir “hacer las cosas mejor”, y que “mejor” es un término subjetivo que, en cada caso, se tiene que definir.

Hemos encontrado una historia en un libro que nos aclara los conceptos de “Mejor” y “Progresar”. El libro es: “VIVIR SIN JEFE” de Sergio Fernández, publicado por editorial Plataforma. Nos hemos leído la 7ª edición en un santiamén durante uno de esos viajes de horas interminables y aeropuertos impersonales. Se lo recomendamos, el tiempo se hizo corto. Einstein tenía razón: “es subjetivo”.

Nos cuenta el autor que la historia la leyó en un libro de Nick Owen: “La magia de la metáfora”. ¡Vale la pena!

Cuentan que dos leñadores, un canadiense y un noruego, quedaron finalistas para el campeonato mundial de tala de árboles. Ganaría el que talase más árboles durante ocho horas seguidas.

Tras cincuenta minutos de competición y de aparente empate, el noruego dejó de dar golpes. El canadiense se apercibió de la parada de su contrincante y aprovechó para redoblar sus esfuerzos. Diez minutos más tarde, a las nueve en punto, escuchó que el noruego empezaba a talar otra vez. De nuevo parecía que iban talando al mismo ritmo, intercambiándose golpe tras golpe, hasta que a las diez menos diez el noruego se volvió a detener. El canadiense continuó, decidido a sacar el mayor partido posible de la debilidad del adversario. A las diez en punto el noruego retomó la competición durante otros cincuenta minutos, momento en el que volvió a parar. El canadiense decidió entonces seguir con su ritmo regular y constante, seguro como estaba de que acabaría por ganar.

El resto del día transcurrió de la misma manera. Cuando el silbato señaló el final de la competición, el canadiense estaba absolutamente convencido de que había ganado la prueba.

La sorpresa fue que los jueces le dieron como perdedor. Resignado, le dijo al noruego: “Cada hora parabas diez minutos. ¿Cómo es posible que talaras más árboles que yo?”. “Sencillo”, contestó el noruego, “cada hora efectivamente paraba. Pero mientras tú seguías talando yo me dedicaba a afilar el hacha”.

Como nos recuerda Sergio Fernández: “¿Dónde hemos de dejar de hacer más para hacer mejor?”

Nosotros andamos como locos buscando los procesos que se pueden simplificar para hacerlos mejor. Como no tenemos hacha y el ordenador no sabemos por dónde se afila, estamos, eso sí, parando cada “cincuenta minutos” para verlo todo desde diferentes perspectivas y siempre con los ojos de nuestros clientes.

Juan Carlos Estorach   &   Joaquim Esquirol

Gestión por Procesos

Anuncios

3 comentarios

  1. Muy bueno. Felicidades

  2. Añadirle algo sería estropearlo, simplemente perfecto.
    ¡…y despues dicen que la cultura no es gratuita…!.

  3. […] van de la mano de los buenos resultados. También, en nuestra pasada reflexión del 18 de marzo: “Más no significa mejor”, veíamos que para cortar árboles la mecánica era básica, pero la inteligencia (parar cada […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: